miércoles, marzo 09, 2011

lunes, agosto 30, 2010

Fragmento Valores de la Ciudad del Futuro, visión sobre la construcción de la ciudad. (Sin correcciones, versión 2008)


La trivial urbanización

Para el ojo de ciudadano medio, una ciudad es meramente un punto de recaudo
laboral, o de fuente de capital. Todos tenemos en mente un ideal de
cuidad, esa ciudad libre de inseguridad, libre de problemas habitacionales,
mantenimiento sostenido, y rica economía, una utópica vida en un maravilloso
mundo ideal, que cada dia parece estar mas y mas lejos. La utopía moderna
sobre las viviendas, los planes urbanos; todo esto y mas son unas de las tantas
intenciones de mejorar la vida en la ciudad, pero la masa urbana a demostrado
que, el planeamiento es casi una imposibilidad. El error político, el error
social, el error urbano, es una amalgama de situaciones que conforman un
crisol de consecuencias, el resultado de esta fundición es la ciudad, el plano
inamovible pero si transformable, que se mantiene en pie, ya pasen guerras,
crisis, despoblamientos. La sociedad vibra y la ciudad se transforma.
Si en este ensayo voy a hablar de la ciudad, no puedo evitar hablar de los individuos
que la habitan, esos individuos que más que habitarla la construyen.
Esta construcción implica varios aspectos; entre ellos las formas de vivir, las
culturas que se entrelazan, no simplemente hablando de clases sociales, religiosas,
nivel académico, edilicio, etc. La ciudad produce personalidades,
sujetos que entienden formar parte de una manera de vivir la ciudad y la
sociedad, que existe dentro de un modo de vivir extremadamente capitalista,
frívolo e individual.

El titulo refiere a la trivial urbanización; no me refiero al desenfrenado crecimiento
de las ciudades, por causas vernáculas, de simple crecimiento desmedido,
sino a la trivial transformación del significado de la arquitectura, a
su hibridación con la sociedad, y con el momento actual. Hoy en día en la
argentina, hablar de arquitectura es hablar de inversión, de dinero. Las implicancias
del arquitecto, son casi exclusivamente financieras, esto en un porcentaje
realmente preocupante. Sin ir mas lejos las nuevas construcciones,
que achatan la cultura arquitectónica local, reprimen el cambio de pensamiento,
y nos sumerjen mas en un atraso tanto tecnológico como intelectual
con respecto a las sociedades europeas. Mas ganancias y menos cultura, es un
punto que Pierre Bordieu trata en uno de sus artículos, “Mas ganancias, menos
cultura”, la lógica de la velocidad se relacionan con la búsqueda de máxima
ganancia en corto plazo, la ciudad el mayor exponente de este paradigma.

Mas ganancia menos arquitectura

Esta es la vía por la que circulamos los argentinos, en la ruta limite de la
destrucción cultural. La urbe actual es un indefinido avanzar que limita las
visiones ideales sobre la misma, la actualidad es el ejemplo de este insondable
elemento de la civilización, la visión contemporánea tal vez ha deducido
o más bien reducido la ciudad a aspectos exclusivamente productivos, la producción
de ciudad es ahora la producción económica de inmuebles, esto en
gran medida pero dejando lugar a algunas arquitecturas. La búsqueda de capital
tal vez ha llegado al limite de su factibilidad como elemento de progreso
constante, ahora se convierte en su propio límite, dejando que el afán de caudal
económico se convierta en prioridad dejando de lado toda posibilidad de
avance, hasta el punto de que el desarrollo es amenaza para lo existente, lo
que funciona mejor o mejor dicho “vende” mas que otro. Este limite del uso o
mejor dicho de la explotación de los recursos, naturales y arquitectónicos, es
el ejemplo, a modo de hipótesis podría decir que se encuentran en el punto
de inflexión en donde la utilidad o bien, la posibilidad comercial pasan a ser
primigenias y rectoras. Es el ejemplo de la computación y ciencias en general
que pareciera que los grandes avances ya no existen, simplemente se avanza
de a poco, tal vez por el hecho de que “avanzar mas” es económicamente
menos productivo que el lento desarrollo.
De todas maneras esta aparente inclinación hacia el afán comercial de la
arquitectura, plantea ciertas dicotomías en su mismo pensamiento, porque algunos
arquitectos plantean que la arquitectura debe ser en parte una cuestión
de negocios, lo cual es altamente valido, si el pensamiento financiero no se
superpone al artístico y cultural. La otra parte no lo admite ni niega, simplemente
lo hace, construye a base de sus pensamientos económicos, mejor aprovechamiento
del suelo, mas rentabilidad en los materiales y mano de obra,
esta es la actitud mas y mas concurrentes que van deteriorando el significado
de la arquitectura. La problemática de la vivienda es una de las mas perjudicadas,
ya que le quita toda posibilidad de calidad, convirtiendo cada vez mas
a la vivienda en una inversión mas que en una problemática de diseño.
Hablar de soluciones para este tema es complicado, mi vision sobre esto, en
el dia a dia, el destacado paisaje de plumas de grúas, es realmente motivador,
en cuanto al avance económico pero no en cuanto a la calidad arquitectónica
que se esta produciendo. La solución podría ser a la medida extrema, que
dejemos de preocuparnos tanto por el dinero, y pasemos a interesarnos en
mejorar nuestra calidad como seres humanos y como artistas o arquitectos, lo
cual seria motivo de risas, imagínense hablar de valores humanos en una conferencia
de arquitectura, creo que podría ser extremadamente traumático.
La solución hoy en día queda en manos de nosotros los jóvenes que pensamos
arquitectura, desligados de los condicionantes de la sociedad actual, aun frescos,
con la mente en alto, dirigida hacia nuevas implicaciones y con intenciones
de mejorar la humanidad, sin limitarnos al simple campo profesional.

Proyecto urbano

La proyección de ciudad ser resume a los planteos del afamado “masterplan”,
importado hasta en su nombre, hoy es la única noción de proyección urbana
que tenemos. Un esbozo de los planes urbanos de la modernidad, y una realidad
de las utopías modernas. Ya existen en el mundo varias realizaciones de
ciudades “planificadas”, en una generalidad adaptada a las variaciones del
mundo, mas que ciudades son planteos de sectores y su relación con el caos
urbano circundante.
Pero que podemos decir de la ciudad del futuro, como podremos alcanzar a
satisfacer las necesidades de las nuevas tecnologías, las nuevas personas, los
nuevos edificios, las nuevas expresiones (cada dia mas diversas), solventar estas
implicancias en una trama variable e inestable. Considerando lo anterior,
la fatalidad es inevitable, planificar es inútil, hemos llegado a la conclusión de
que el devenir es improbable, utópico, y a la vez posible. Por estos motivos,
las fatalidades han sido despojadas de la filosofía contemporánea, como pensar
que significa explorar aquello que aun no estamos preparados para pensar,
parafraseando a los contemporáneos, nada es absoluto.
La planificación es inútil, en el sentido de su continuidad, eso debemos comprender,
en parte es la cuestión que nos libera de todo prejuicio, en el sentido
de que no podemos rechazar nuevas implicancias teóricas por el simple hecho
de que no concuerdan con las presentes, es decir con el paradigma circundante.
Nuestro buenos aires actual, presenta tímidamente planes urbanos,
sectorizados y obviamente económicamente ordenados, a nivel rentabilidad
o bien conveniencia.

Filosofía urbana

La filosofía urbana es la del hombre individualista. La montaña de dinero tapa
la cultura, y el pensamiento es meramente económico. La ciudad es la expresión
maxima del capitalismo, producida por el mismo. Me fascina hablar de
los significados, y este es un punto que creo que es de fundamental importancia,
la filosofía urbana es un producto de la modificación de los significados,
en la antigüedad las construcciones eran para defenderse de los fenómenos
naturales, hoy en día para protegernos de nosotros mismos, y nuestra salvaje
manera de comportarnos, al referirme a significado implica ese tipo de
cambios que hace que la ciudad cambie totalmente de un momento a otro, o
paulatinamente.
Considero que la necesidad de construir una filosofía nueva, más humana, que
observe tanto la calidad edilicia, como la calidad humana, es clave para la
construcción de un nuevo paradigma. El significado de construir es hoy en día
bastante difícil de definir, implica un compromiso con el cambio, con el dejar
de lado cualquier prejuicio conservador, y tener una pasión indomable acerca
de las ideas que se tienen.


El Hombre urbano

Sin intenciones de categorizar a las personas en “Standards” de comportamiento,
esto es un simple esbozo de unas generalidades que pueden no ser
correctas, pero que implican conductas típicas dentro de las personas de la
sociedad y su aporte dentro de la comunidad y la arqutictura.
Oficinista
El habitante de los cielos, vestido de negro, distinguido con una línea vertical
sobre su pecho, este es el mayor aporte de la ciudad, desde los comienzos de
las megápolis, es el ser urbano por excelencia, adaptado a las velocidades de
la misma, no así a las variaciones. Construyen el básico de la aceleración urbana,
pueblan las alturas, y la densidad de las calles del microcentro. Así con
su imperiosa capacidad de poblar lo indensificable. Colapsan los transportes
llevando al extremo cada parte de la ciudad. Son dueños de las alturas, del
dinero de la urbanidad insalubre hiperdensificada.
Artista
El artista es el medio por el cual el sujeto urbano se expresa en detrimento
de su actividad social, el artista no es mas que un sujeto de disconformidad
con el sistema, en donde el éxito viene únicamente en relación a su desgaste
cultural relacionado a sus intereses económicos y a su capacidad de dedicarse
a una profesión de la que no espera dinero, motivo por el cual la mayoría de
los artistas de la actualidad, son de la clase alta o bien posicionada económicamente.
El artista con actitud flagrante expresa egoísmo e intromisión, mas
que nunca. Sin ir mas lejos las escuelas de arte son de precios totalmente
exorbitantes, llenas de arrogancia, solo el pudiente es capaz de crear arte.
Y se hace llamar artista quien recibe un titulo de arte, como si ese fuese la
etiqueta necesaria para crear.
Educador
El educador, con las pocas herramientas que le da la comunidad, intenta mejorar
la sociedad, arreglarla, complementarla. Es la pieza clave dentro de la
ciudad, para su verdadero desarrollo. Podríamos decir, que es el artista, que
modela la sociedad, y que de el depende el futuro de la misma.
Religioso
El religioso en el seno de la ciudad ha dejado de existir, ese sujeto que en las
civilizaciones antiguas era un referente del comportamiento, hoy no es mas
que un remanente de pensamientos. La ciudad exige su presencia, por un
motivo simple que son los valores, la religión actual, debe tratar el tema de
los valores, sin lugar a dudas. Esta rompe con el egoísmo de las masas y crea
personas que son capaces de llegar a un desarrollo sostenido.
El sujeto individualista
Llegando al extremo teórico de un ciudadano modelo. Podemos decir que
en esta persona se suman las características mas frívolas. Consumista por
excelencia, es el ser que sostiene el sistema capitalista actual. Siempre y
cuando exista este será sostenido.
Vivir en la ciudad implica en primer lugar tener varias resistencias a su velocidad
a sus valores, que día tras día van disminuyendo. Planteado desde el
punto del individuo medio, la mediocracia de las masas, el valor, ha dejado de
ser en varios puntos una importante cuestión tanto educacional como práctica
en el caso de las últimas construcciones edilicias. Los valores son cuestiones
que difícilmente son tratadas en las universidades y en las escuelas, prácticamente
nuestro sistema educativo lo ha despojado de su lugar dentro de la
educación. Dejando que se desvanezca mas la importancia de la vida en comunidad.
La urbe en creciente desarrollo, es libre de hacer lo que quiere con
los sujetos que la componen, libres de valores, vírgenes a la influencia, y a la
domesticación. Casi la ciudad se ha convertido en un punto de control social.
El activista único es el individuo egoísta y ensimismado.
Individuos en reciprocidad
La sociedad es recíproca, así debe serlo, la necesidad de una suerte de altruismo
generalizado, puede ser la solución a varios de los problemas de hoy en
día. Esa es la verdadera utopía, la necesidad de crear valor para la ciudad del
futuro. Cuantas veces hemos caído en la falla del egoísmo, la individualidad,
y el ostracismo extremo, no podemos dejar de pensar en cuan importante es
la condición humana, y como nos atraviesa en todos los aspectos de la vida,
como esta es el eje fundamental para cualquier actividad.
Conservador
Llegando a la definición mas superficial de la palabra, conservador es alguien
a quien le gusta mantener sus formas y planteos sobre la vida. No admito al
conservador como un problema o una persona que no debe existir, es casi
como el bien y el mal, el conservador coexiste con el innovador, son dos
fuerzas concurrentes, en choque constante, cíclicas según la historia. El ser
constante, como gusta de su vida, su día a día, lucha por mantener su imperio
de tranquilidad, mediocre en sus pensamientos, no puede ver mas allá de sus
narices. El conservador no permite el cambio, le genera rechazo todo tipo
de alteridad, lo otro le produce escozor. Aunque en su pedante mediocridad,
son débiles y se atajan en la verificación de sus ideas, que a diferencia de los
innovadores que tienen ideas no verificadas, patéticos simplemente buscan
la tranquilidad, la diferencia los agobia y ahorca al punto que les produce su
máximo cólera y harán todo lo posible para destruir esa diferencia.


La Utopía Urbana

Lo que debemos hacer a partir de ahora es hablar de arquitectura utópica, el
desafío esta en la imposibilidad, en lo inimaginable. Considero que la perdida
de tiempo que presenciamos requiere de una pasión mayoritaria, masiva, que
rompa con la limitación del pensamiento. La sociedad esta inquieta, sufrida,
intenta superar la situación, y quiere ser mas, ser vida y no mas muerte, no
mas sufrimiento. La complicación de la arquitectura es que su planteo es
meramente material, la expresión arquitectónica nos debe llevar a un nuevo
significado. Las raíces del cambio están generadas, pero debe ser llevado a
la pasión de los jóvenes estudiantes argentinos, que somos victimas de una
mitigación de las ideas, hoy en día un estudiante piensa diferente y es tomado
como un ignorante, como un soñador que no tiene las ideas sobre la tierra,
pero la diferencia es que tal vez, los pies deberían dejar de tocar al suelo, y
ser levantados por las alas de la imaginación. La teoría de la arquitectura debería
ser un tema que se lleve a sus análisis en todo el trayecto universitario y
así poder competir con las universidades europeas, la cultura latina es rica en
pensamiento, pero debe explotarse más y aun mas, la cuestión de la teoría es
la clave para el cambio y la base de la utopía es el inicio del pensamiento.
Futuro
Tengo la incapacidad de plantear una teoría solidad acerca del futuro de nuestra
ciudad, incapacidad teórica, e incapacidad historia, cualquiera se preguntaría
porque elegí este tema debida mi discapacidad. En mi incapacidad queda
mi pasión y decisión. Pero ahí creo que yace la capacidad de plantear una
imagen, una simple imagen que tenga de manera implícita un valor agregado
acerca de la ciudad que viene. Soy consiente de la necesidad de un cambio, y
también mas que consciente de la necesidad de un cambio de pensamiento,
dentro del ser humano, ya que es el que modifica a su entorno, el edificio no
tiene microcosmos, pero el ser humano si lo tiene. Depende el futuro de una
persona, que sea plenamente apasionada, idealista e innovadora. Considero
una ciudad del futuro como un ser humano del futuro, en donde la expresión
que este mismo haga sobre su vida, es el reflejo de lo que construye y logra, si
el ser humano se sumerge en un mar de sufrimiento, la ciudad será sufrimiento
e infierno constantes, pero si el ser humano es dicha la ciudad será dicha.
No importa sean cuales fueran las características del entorno, Roma fue dicha
pero también sufrimiento, Atenas fue jubiloso y también dolor. En definitiva
la arquitectura del futuro depende del ser humano en su plena conciencia de
cómo influye con sus actos en la construcción de la ciudad. El futuro que se
nos avecina, es maravilloso, no desde el punto de vista de que así va a ser
sino desde el punto de vista de que así lo vamos a construir, las limitaciones
del pensamiento, de las ideas, son rotas por la juventud de quienes realmente
desean un futuro mucho mejor. En la arquitectura la palabra imposible implica
muchas cuestiones técnicas sobre la posibilidad de construir un edificio.
Para mí, la palabra imposible, es una simple resonancia de la limitación de
algunos.

sábado, agosto 28, 2010

Investigación Proyectual 2010, trabajo realizado en la materia de grado del centro Poiesis de la FADU.



viernes, mayo 22, 2009

Ledoux

Archivo:Ledoux portrait.jpghttp://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/fc/Chaux_-_Maison_de_surveillants_de_la_source_de_la_Loue.jpg


Archivo:Chaux - Projet de marché.jpg

Archivo:Chaux - Projet de cimetière.jpg

Archivo:Chaux - Projet de pont.jpg


Archivo:Chaux - Projet de maison de jardinier.jpg


Bueno despues de mucho tiempo de no subir nada prometo empezar a subir un par de cosa mas interesantes, algunas de historia, otras de cosas q no pasaron nunca y tal vez no pasen, pero bueno, solo para discutir sobre cuestiones importantes para los estudiantes de arquitectura y sus intereses.

Saludos

F


Fuente
http://es.wikipedia.org/wiki/Claude-Nicolas_Ledoux

martes, mayo 15, 2007

martes, mayo 08, 2007

Hoy algo nuevo comienza. Lamentablemente lo viejo pasa a ser obsoleto.

"Es muy fácil vivir haciendo el tonto. De haberlo sabido antes me habría declarado idiota desde mi juventud, y puede que a estas fechas hasta fuera más inteligente. Pero quise tener ingenio demasiado pronto, y heme aquí ahora hecho un imbécil."

Fiódor Mijáilovich Dostoievsk


i

martes, marzo 20, 2007