sábado, diciembre 30, 2006







La construcción de un imaginario

Este vasto territorio americano, a la forma de ver colonizadora: vacuo, desierto, un desierto dominado por la naturaleza, que debe ser controlada. La ciudad, como anteriormente se menciona, es el eje de la organización social de la construcción de un saber colectivo. Existe en la nueva ciudad a construir, una necesidad de crear una identidad concreta, y buenos aires hace hincapié en su epicentro de la plaza de mayo con modificaciones que acentuaron cada período para demostrar ser el centro físico y simbólico. La visión del territorio como un desierto a ser modificado o mas bien, reemplazado. La cuestión concreta existe en si la forma es o no determinante del pensamiento urbano, como es posible que tal ideal de ciudad pueda llevar a construir sociedad, la conclusión es claramente que si, pero no con un medio lineal e inmediato como el que planteaba el gobierno de Buenos Aires. La ciudad fue generando su propia sociedad, y viceversa, así como el ágora de Grecia adquirió diferentes usos hasta convertirse en un centro político, buenos aires fue modificando sus significados impuestos y produciendo los propios. Ejemplo de la imposibilidad del urbanista de construir algo concreto y abarcativo, su labor queda en manos del tiempo y las inevitables variaciones que le dan forma “temporalmente definitiva” al espacio. Esta es la ciudad actual una serie de hibridaciones que formadas por imposiciones se convierten en un palimpsesto, en donde las superposiciones son el resultado “definitivamente temporal”, que construye un nuevo significado.


La ciudad actual


Nuestro Buenos Aires actual, sigue en constante metamorfosis, hasta al momento de la crisis y renovación. La ciudad de este tiempo tiende a un modelo común que puede ser, sin ir mas lejos, consecuencia de la cada vez mayor globalización, las intenciones comerciales, la importación de tendencias y la perdida de la identidad, la minimización de lo local, cuestión que nuestro país ha sufrido como consecuencia de sus malvenidos gobiernos. No es intención negar lo externo o intentar construir una identidad cerrada, si es la de observar el fenómeno urbano y la creciente importación de modelos de ciudad.

Esta ciudad se renueva, se construye mediante el tiempo concluyendo en resultados temporales, posiblemente consecuencia de su arquitectura efímera. El ejemplo por excelencia “Las Torres” como la tipología ideal y definitiva, que se expanden sin hacer diferencia alguna, sea cual fuere el sitio, son una tipología suprema, que debe ser hasta instruida en las universidades como un pirrónico saber a legitimar mediante el avanzar de la sociedad capitalista. Hoy en día nuestra ciudad es partícipe de este fenómeno de construcción urbana, que niega lo existente y simplemente lo descarta, ya que “la identidad es un límite para el crecimiento”. Esta ciudad surgida de la tabula rasa es construida negando toda pertenencia histórica alguna. Las transformaciones que hemos visto son ejemplo de este accionar, y la actual forma que va adquiriendo la ciudad, las autopistas, los túneles, los subtes, las masas de consumidores, turistas, oficinistas y trabajadores que generan contrapuntos y demuestran cada vez mas la imposibilidad del planeamiento, convirtiendo a la ciudad en una imposible proyección a futuro, esta casi toma vida propia. Ahora la ciudad se produce a si misma.

La urbe actual es un indefinido avanzar que limita las visiones ideales sobre la misma, la actualidad es el ejemplo de este insondable elemento de la civilización, la visión contemporánea tal vez ha deducido o más bien reducido la ciudad a aspectos exclusivamente productivos, la producción de ciudad es ahora la producción económica de inmuebles, esto en gran medida pero dejando lugar a algunas arquitecturas. La búsqueda de capital tal vez ha llegado al limite de su factibilidad como elemento de progreso constante, ahora se convierte en su propio límite, dejando que el afán de caudal económico se convierta en prioridad dejando de lado toda posibilidad de avance, hasta el punto de que el desarrollo es amenaza para lo existente, lo que funciona mejor o mejor dicho “vende” mas que otro. Este limite del uso o mejor dicho de la explotación de los recursos, naturales y arquitectónicos, es el ejemplo, a modo de hipótesis podría decir que se encuentran en el punto de inflexión en donde la utilidad o bien, la posibilidad comercial pasan a ser primigenias y rectoras. Es el ejemplo de la computación y ciencias en general que pareciera que los grandes avances ya no existen, simplemente se avanza de a poco, tal vez por el hecho de que “avanzar mas” es económicamente menos productivo que el lento desarrollo.

“y finalmente, justo en el ultimo episodio, la Torre de Babel aparece de repente; y algunos forzudos la acaban de verdad cantando una canción de nueva esperanza; y cuando terminan la cúspide, el soberano (del Olimpo, probablemente) se escapa haciendo el ridículo mientras la humanidad, comprendiendo súbitamente todo, ocupa finalmente su lugar y comienza enseguida su nueva vida con nuevas visiones de todas las cosas”. (4)

La ciudad ya no podría decirse que es de una manera, proyectar en la ciudad, es casi un no encontrar un resultado, es no poder escrutar de manera concisa que la arquitectura “así debe ser”, ahora se trata de buscar la manera de armonizar con el caos, pero no requiriendo la eliminación del mismo, simplemente concensuar y encontrar el hecho de que como seres humanos todavía esto nos es completamente hermético.

Bibliografía:

1-Cultura urbana y organización del territorio. (Fernando Aliata)

2-La ciudad generica (Rem Koolhaas)

3-Delirio de Nueva york (Rem Koolhaas)

4-Los demonios (Fíodor Dostoievski)

jueves, diciembre 21, 2006

"El dramático error de la universidad de Buenos Aires, al menos en su rama de la arquitectura, es sin duda el no despertar del pasado moderno. En el cual se buscaba el modelo, se buscaba la funcionalidad perfecta. Ésta es la mentira. No existe lo perfecto, pues el mundo es imperfecto, eso lo sabemos bien. Sería muy ambicioso o mejor dicho arrogante pretender lograr lo que la mismisima naturaleza no ha logrado, o tal vez, no ha querido o necesitado crear.
A cada lugar su interpretación. No sólo la lectura ha de ser diferente, si no toda su conceptualización abstracta, su maqueta habla de esto, su entender el entorno, pues la maqueta es entender el entorno es entenderse, es hacerse entender, jamás ha de compartir la imagen."

Santiago

Gracias por tu comentario
espero que lo lea y comente mas gente

Saludos
Federico